es_fum_thumb

La paleta de Gustav Klimt sería distinta, si el pintor austriaco hubiera conocido el azul del Mediterráneo. Hoy la cocina del chef Rafael Sánchez, sustituto de Thomas Kahl, es la que es, gracias a sus orígenes y al contacto diario con los sabores y los aromas del Mare Nostrum.

Más allá de lo coterráneo, no es difícil encontrar paralelismos entre las obras de Klimt y las de Sánchez, pues la cocina de Es Fum trasmite que él bucea en los sabores de este mar en busca del goce sensual, deleitable, sensitivo que trasmiten sus elaborados platos. En su Taco de Foie a la parrilla, en su Bacalao al vapor de citronella y clavo, su Lomo de Ciervo en ceniza de cebolla o en la Vieira a la sartén con licuado de verduras frescas… encontramos ese goce apasionado pero no explosivo, que provocan algunas obras de Klimt.

La del chef catalán es una cocina perfeccionista, detallista, sutil, respetuosa con el producto y reconocida con una estrella Michelin; trabaja con profesionales que, junto a él, cumplen con el reto de lograr lo inolvidable en base a creaciones efímeras.

  •  
  •  
  •  
  •  
Posted in Restaurantes