El Tren de Sóller ofrece un recorrido único y especial que permite conocer de primera mano la belleza extraordinaria de Mallorca. Hace más de cien años que el Tren de Sóller comunica la ciudad de Palma con el valle de Sóller, un bellísimo y espectacular recorrido de menos de una hora en unos vagones antiguos que nos sumergen en un viaje en el tiempo y que, a la vez, permite descubrir de primera mano el esplendor natural de la isla de Mallorca. Cada mañana, el tren realiza su recorrido desde la Plaza de España hasta Sóller, pasando por escenarios urbanos, las calles de Palma, y otros rurales como Son Sardina, Bunyola y la arisca y maravillosa Serra de Tramuntana, Patrimonio de la Humanidad, hasta llegar con su tranvía a un enclave tan maravilloso como es el Puerto de Sóller. Bosques de encinares, olivares y pinares acompañan a los viajeros en todo momento, un entorno que unido al resto de vegetación, ofrece una gama de verdes que ha maravillado a pintores de todas las épocas, atraídos por la luz única de este paraíso natural.

En Sóller encontrará un municipio para pasear y descubrir las mejores muestras de la arquitectura modernista de Balears. El tranvía, a la salida de la estación aporta todavía más magia al paseo. Entre naranjos y limoneros, nos traslada al mar del Port de Sóller. A todo ello, hay que sumar la espectacularidad de la Serra de Tramuntana que es todavía mayor si se contempla desde el mar. Por ello, en el Port de Sóller, la compañía Barcos Azules, programa salidas durante todo el día hasta la Calobra y el Torrent de Pareis, una brecha escondida en el corazón de la costa norte de Mallorca que acabará de seducir al visitante tras recorrer el tramo de costa que permite contemplar s'Illeta, el Torrent de Bàlitx, sa Costera y Cala Tuent.
 

  •  
  •  
  •