Para Montserrat Pons i Boscana, el campo y más concretamente las higueras, son su vida y su pasión. Así lo demuestra en Son Mut Nou, la finca de experimentación con higueras más grande del mundo, que se ubica en el municipio de Llucmajor.

Texto: Bartomeu Font Sbert
Foto: Cristian Montoro

Afirma que su afición por este árbol empezó a través de su profesión, farmacéutico, y más concretamente con la vertiente del boticario con la botánica. Pero quien acabó de sacar el gusanillo que llevaba dentro fue Josep Sacarès i Mulet, un amigo suyo que en la ‘possessió’ de Míner tenia una colección de 40 higueras autóctonas de Mallorca.

El cultivo de la higuera se extiende y es común por todo el Mediterráneo, si bien es cierto que este árbol puede encontrarse por todo el mundo. Buena muestra de ello es que en Son Mut Nou hay más de 3.000 higueras y 1.324 variedades procedentes de 64 países diferentes, desde Tailandia pasando por China, Sudáfrica y Canadá. Además, gracias al trabajo que Montserrat Pons ha realizado, Son Mut Nou tiene 260 variedades de higueras de Balears, unos ejemplares que ha salvado de su desaparición ante el abandono progresivo del campo a favor de la industria turística.

Un árbol ligado a la historia

El proyecto de Son Mut Nou nació en 1995 y gracias a él, Montserrat Pons ha llevado el nombre de Balears por todo el mundo ya que ha participado en todos los congresos internacionales que se celebran bienalmente, el último en Croacia este 2019.  Su propietario explica que la higuera es todo un símbolo de identidad para los mallorquines, un árbol generoso que en la tierra seca de Mallorca ha ofrecido siempre un fruto exquisito.

En Son Mut Nou viven higueras con historia, como la que procede de Olimpia, concretamente de un ejemplar milenario procedente del claustro en el que los atletas se nutrían antes de ejercitarse y competir. “También tenemos una colección especial de higueras relacionada con la literatura -explica Pons-. Se trata de higueras bajo las que escrivían poetas como Rosalia de Castro, Maria Antònia Salvà, Miguel Hernández, Antonio Machado o Pons Ponç, entre otros”. De hecho, es un árbol que está presente en la mitología clásica -ya que era el fruto que alimentaba los dioses del Olimpo- y en la Biblia -donde se explica que Adán y Eva se cubrieron con hojas de higuera para tapar su desnudo ante Dios-.

En Son Mut Nou viven higueras con historia, como la que procede de Olimpia, concretamente de un ejemplar milenario procedente del claustro en el que los atletas se nutrían antes de ejercitarse y competir.

Visitas para grupos

Son Mut Nou está abierto todo el año, però el mejor momento para visitar la finca comprende desde principios de mayo hasta finales de septiembre.  Allí se conoce la historia de un árbol ligado a la evolución humana, más allá de la subsistencia, a la vez que permite comprender la cultura e identidad de los mallorquines. Las visitas guiadas se realizan para grupos con un mínimo de 20 personas, que reciben una explicación y una degustación de los productos que se elaboran en Son Mut como mermeladas, chutney, vinagre, ‘arrop’, vino, café y te procedentes de los higos de la finca, además de productos típicos de Mallorca como el ‘pa de figa’, el ‘figat’ menorquín e higos secos. “Quien quiera, también puede venir a la finca y pasear, sin ningún coste -comenta Pons- preferiblemente los martes, jueves y sábado”. Estas visitas son fundamentales para el mantenimiento de la finca, que subsiste gracias la venta del producto elaborado con higos así como del cultivo de cereales y almendras, además del apoyo que recibe desde el Govern de les Illes Balears a través del Institut de Recerca i Formació Agrària i Pesquera.

Datos de interés:

Son Mut Nou
Camí de sa Torre, km 3,200 (desvío Camí des Palmer).
Llucmajor. Mallorca
646 63 32 59
Días preferentes para visitas: martes, jueves y sábado.
Precio visitas para grupos con degustación: 5 euros/persona

  •  
  •  
  •