Aunque inevitablemente asociamos la ginebra al Reino Unido de la Gran Bretaña y a un lord tomándola con tónica, en la India, portando un monóculo en el ojo, la invención de este alcohol es continental, concretamente de Holanda y se le atribuye al doctor Franciscus Sylvius, alemán de nacimiento, que inventó la “genever” como un proceso médico/químico en el siglo XVI.

Texto: B. Font/ ARS | Fotografías: MC

La ginebra, gin para los ingleses que se la apropiaron cuando Guillermo III de Orange en 1669 prohibió importarla y comenzaron a producirla masivamente en Inglaterra, tiene su origen en la destilación de la cebada sin maltear, a la que se le añaden bayas del fruto del enebro y se aromatiza con cardamomo, lirio, cascaras de naranja y hierbas.

El gintónic, forma popular de beber la ginebra que, a palo seco, resulta un tanto fuerte, se creo en Inglaterra a finales del siglo XIX con el apoyo de un tal sr. Schweppe que mezcló quinina con agua carbonatada e inventó la famosa tónica. Esta se introdujo rápidamente entre las tropas británicas acuarteladas en la India por sus beneficios medicinales contra el paludismo y ha llegado hasta nuestros días como un acompañante perfecto para las veladas y tertulias de medio mundo.

Can Vidalet

La ginebra ha tenido etapas de consumo en España, pero nunca como en la última década donde ostenta la primera posición por delante de rones, brandys, wiskies, vodkas y otros licores. Hemos pasado de las dos marcas comunes Gordons y Larios, a casi un millar de todas las calidades y precios. Baleares, como no podía ser de otra forma, también vive un boom de las ginebras. Si toda la vida existió el Gin de Mahón, el Xoriguer, por su ascendencia inglesa, ahora en Mallorca se producen y consumen grandes ginebras 100% mallorquinas.

Destacamos tres de ellas, de entre la decena que se hacen en nuestras islas.

Onze

En el municipio de Pollença, en el envidiable entorno de la Serra de Tramuntana, se produce Onze. La bodega Can Vidalet es la responsable de ello, una London Dry Gin, cuyo nombre remite a los 11 botánicos que se utilizan para elaborarla.

La enóloga responsable de su elaboración es Elisabeth Fuentes, quien remarca el carácter artesanal de esta ginebra mallorquina. Para elaborarla utilizan alcohol de grano en el que se ponen a macerar, entre 5 y 7 días, los once botánicos. De entre éstos, destacan el enebro, el romero, el tarongí, el romero, la lavanda y las naranjas, procedentes de Sóller y de la misma finca de Can Vidalet.

Después, el alcohol junto con los botánicos pasa a destilarse en el alambique, que es propiedad de Can Vidalet, un hecho a tener en cuenta ya que no todas las firmas que elaboran ginebra en Mallorca tienen uno en propiedad.

La destilación se lleva a cabo en pequeños lotes. El resultado de la destilación o mejor dicho el destilado resultante, se divide en cabeza, corazón y cola. En Can Vidalet, solo toman el corazón para elaborar la ginebra Onze; un proceso en el que es importante el control de la temperatura y la pasión por el trabajo bien hecho, factores clave para obtener una ginebra de calidad.

El resultado es un gin seco y aromático, con toques herbales a romero, lavanda y cítricos fruto de un sistema de destilación artesanal.

En el mismo alambique, Can Vidalet también elabora orujo, que se puede adquirir en la misma bodega de Pollença. También cuentan con una amplia bodega de vinos

Cabraboc

Janine Bucher, Miquel Capó y Jürgen Bucher son los fundadores de la firma Esperit de Mallorca, la firma licorera con la que elaboran la ginebra mallorquina Cabraboc.

Sus orígenes son un tanto peculiares: Los tres socios son unos profesionales del diseño y marketing con una carrera de más tres décadas de éxito a través de Foravila Design. A través de su empresa, ubicada en Sóller, han creado conceptos, diseño y packaging especialmente enfocados al sector de la alimentación. En 2012 decidieron innovar y juntar sus dos pasiones la creatividad y los licores para crear Esperit de Mallorca y, con ella, su primera ginebra con unos aliados de excepción, la empresa licorera Limsa, todo un referente en la isla. Así ha nacido Cabraboc, cuyo nombre recuerda a uno de los animales más habituales de la Serra de Tramuntana, donde se encuentra Sóller.

Elaboran la ginebra a través de microdestilaciones separadas de cada botánico, para después hacer un coupage único de cada destilación. Actualmente elaboran tres ginebras: Cabraboc. Se trata de una ginebra con un punto anisado, gracias a los botánicos que usa de entre los que predominan el hinojo, la piel de naranja, la hoja de limonero y la hierba luisa. El resultado es una ginebra fresca, con notas cítricas de 40º, con una cierta untuosidad gracias al origen vínico de gran parte del alcohol destilado. Cabraboc Gin Taronja. Se trata de una edición especial y limitada, preparada a través de diferentes botánicos procedentes de Sóller, como son la naranja, el limón y la clementina. El resultado es una ginebra seca (dry gin) de 44º, con un predominio claro de los cítricos.

Cabraboc Gin Blau. Es una dry gin de 44º. Esta edición especial y limitada se elabora con alcohol de origen cereal y botánicos típicos del Mediterráneo como la albahaca, el romero, el tomillo y, la lavanda, que da como resultado una ginebra muy aromática.

Palma Gin

Todo producto hecho con amor tiene su historia. Es el caso de Amber y Byron, una pareja británica que se enamoró de Mallorca hace más de ocho años, y adonde se mudaron hace ahora tres años. Cuando llegaron vieron que los gin-tonics estaban muy de moda, pero comprobaron que había muy pocas ginebras elaboradas en la isla, por lo que crearon Mallorca Distillery y su ginebra Palma Gin.

Palma Gin está elaborada con botánicos locales como el enebro mallorquín, la piel de naranja y de limón, las hojas de naranjo, las ramas de tomate, la lavanda y la flor de almendro. El resultado es una ginebra fresca y seca, en la que destacan los aromas cítricos y que tiene un final suave en boca.

El diseño de la botella está inspirado en las baldosas hidráulicas mallorquinas y su logo, en el rosetón orientado al oeste de la Seu -la catedral de Mallorca-, el lugar más icónico de la ciudad de Palma. Además, las botellas están impresas con tinta ecológica, por lo que son completamente reciclables.

Su destilería está abierta a visitas en las que ofrecen catas de 30 destilados diferentes y, también, permiten a los visitantes crear su propia ginebra, toda una experiencia que prevén aumentar con la creación de su próximo producto, el Vodka Palma.

  •  
  •  
  •