El compromiso con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente no son ajenos a la cantidad de residuos que terminan en nuestros mares y océanos. Se calcula que unas veinte toneladas al día van a parar a nuestras aguas. Tres cuartas partes de estos restos se depositan en los fondos marinos. Un hecho que, aunque tenga menor visibilidad, goza de la misma importancia. En este contexto, Coca-Cola es consciente de la necesidad de mejorar su gestión de envases y residuos.

La empresa de refrescos con mayor volumen de ventas a nivel mundial ha llevado a cabo proyectos sobre envases sostenibles y el reciclaje de los mismos. Como reconoce Gabriel Mulet, manager de comunicación en Balears de Coca Cola European Partners Iberia, “tenemos el objetivo en 2020 de recoger el cien por cien de los envases que sacamos al mercado y asegurarnos que pasan el proceso correcto para que regresen a la cadena de valor”.

“Hoy en día no se puede concebir que una empresa no opere de forma razonable con el medio ambiente”, confiesa Mulet. El proyecto Mares Circulares, financiado por Coca-Cola Foundation, ha tratado de colaborar en la limpieza de playas, reservas y fondos marinos realizando además campañas de sensibilización ciudadana e impulsando estudios científicos en materia de economía circular. En concreto, estas actuaciones han llegado a 72 playas de la costa de la Península Ibérica, Canarias y Balears cubriendo 270 kilómetros de litoral. Para la compañía “es una satisfacción que casi la mitad de esas playas, un total de 32, sean en nuestras islas y en ellas se hayan retirado más de quince toneladas de residuos”.

Mulet destaca que han sido quince municipios de Mallorca, Menorca e Eivissa que “se han brindado a colaborar mediante numerosas asociaciones desde submarinistas, clubes náuticos o asociaciones juveniles de tiempo libre” agregando que ello “lanza un mensaje claro de que este es un proyecto “ganador” y todos “formamos parte de la solución medioambiental, no solamente las instituciones o empresas”. Desde Coca-Cola se congratulan de poder decir que “se ha doblado el número de voluntarios respecto al año pasado superando los mil quinientos” considerando que “el noventa por ciento son jóvenes entre 14 y 18 años”.

Otras cifras globales que arroja la incidencia del proyecto en el litoral balear es de actuaciones en 32 playas de municipios como Palma, Alcudia, Calvià, Santanyí, Campos, Felanitx, Andratx, Llucmajor, Ses Salines, Ciutadella, Sant Antoni de Portmany y Santa Eulalia, además de colaborar en la conservación de la reserva de Cala Ratjada con la participación específica de 32 voluntarios. También se han llevado a cabo actuaciones de concienciación ciudadana dirigidas a 308 alumnos y 16 profesores en dos centros de secundaria y de Calvià. Otras activaciones de sensibilización ciudadana se trasladaron a las cuatro playas con mayor afluencia turística para llevar a cabo talleres y campañas de reciclaje con un alcance de 1.790 personas.

“Nos gusta decir que Mares Circulares es un proyecto integral porque tiene un espacio de voluntariado y formación en hacer una correcta selección de residuos en el hogar para que no terminen en nuestro litoral y además ofrece una parte práctica de toma de contacto con la realidad de nuestras costas que deberían estar en mejor estado”, recuerda Mulet. E insiste en que “también lo consideramos un proyecto circular porque se recogen una serie de datos que aportan información sobre el estado de salud de nuestro litoral y ello nos permitirá poder hacer de él un lugar mejor” agregando que han adquirido “el compromiso de separar todos los envases PET y reciclarlos para poder llevar a cabo la iniciativa de incorporarlos como nuevo merchandaje de la marca”.

En referencia a todas estas iniciativas, Mulet recuerda que “para nuestra compañía hay dos compromisos estratégicos como reducir el peso de los envases y a su vez el porcentaje de la materia prima de plástico para que sean más sostenibles”. Otro objetivo respecto a Mares Circulares pasa por “dar vigencia a este proyecto, como mínimo, hasta 2025 porque la gran acogida y las ganas de participar de todos los actores nos impulsan a darle continuidad a esta línea estratégica”. Este hecho se demuestra al comprobar como, dentro de esa iniciativa a favor de la economía circular, Coca-Cola en España impulsará investigaciones universitarias en torno a la sostenibilidad marina y pondrá en marcha la primera edición de un concurso que dotará con un capital semilla de 5.000 euros a una start up que fomente la búsqueda y creación de soluciones a la problemática medio ambiental generada por los residuos en entornos marinos.

Textos: Pau Ferragut / Fotos: DM – CocaCola

  •  
  •  
  •