La Serra de Tramuntana es un paraíso cargado de leyendas y rincones mágicos, un paraje absorvente y de inigualable valor natural que habla de la historia, la cultura y el patrimonio de Mallorca.

Los mallorquines han preservado este tesoro cuidadosamente y lo continúan haciendo, especialmente desde hace 5 años, cuando fue declarado, por la Unesco, Patrimonio Mundial de la Humanidad. Un total de 20 municipios de la isla integran este entorno formado por caminos, bancales, paredes y construcciones tradicionales de piedra en seco, además de un excepcional patrimonio hidráulico, una huella humana que no ha destruido la naturaleza, sino que se ha integrado armónicamente en ella creando un espacio único en el mundo. Un espacio ligado también al mar, que tanto ha marcado a la población local por su condición de isla.

LA IMPORTANCIA DE LA ‘PEDRA EN SEC’

serra-4-min
Sin duda, una de las riquezas singulares de la Serra de Tramuntana es la obra de piedra en seco o, como se conoce en la isla, ‘pedra en sec’,. Se trata de una técnica constructiva utilizada en Mallorca desde tiempos antiquísimos. Sirve para ampliar zonas de cultivo, mejorar las cosechas, evitar daños y aprovechar el agua. Esta técnica utiliza materiales del entorno, concretamente la piedra residual de los campos, trabajada sin ningún tipo de argamasa o cemento (de ahí su nombre); y con ella se han levantado paredes de delimitación de parcelas y propiedades, caminos de montaña, barracas, carboneras y barracas de carbonero, hornos de cal y casas de nieve, además de laderas de bancales, procedimiento de escalonamiento imprescindible para habilitar nuevos espacios de cultivo. Gracias a la técnica de la ‘pedra en sec’ las construcciones del hombre se han integrado a la perfección en su contexto paisajístico natural.

DE LAS GRANDES FINCAS A LA ESPIRITUALIDAD

serra-3-min
Las ‘possessions’, como se conocen en Mallorca a las grandes propiedades o fincas rurales y agrícolas, son otro de sus atractivos. De hecho, durante siglos, han sido la pieza clave de la economía agrícola y ganadera tradicional. Algunas presentan un carácter fortificado, como Son Marroig (Deià), otras constituyen palacios barrocos, como Alfàbia (Bunyola), o neoclásicos, como Raixa (Bunyola).

La Serra es también tierra fértil de alimentos como el aceite y las aceitunas, el vino y el tomate de ramellet, además de ser la cuna de artesanías de calidad como el tejido de telas de llengos (ikat), el trabajo en madera de olivo, la alfarería, el bordado o el hierro forjado. Es, además, un lugar que ofrece naturaleza, tranquilidad y, también, espiritualidad. De hecho, el santuario de Lluc es el centro espiritual de la isla, con la Verge de Lluc y los niños cantores, llamados Blauets, como emblema. Un espacio de reposo y reflexión que cuenta con un servicio de hospedería y con Ca s’Amitger, un centro de interpretación de la Serra de Tramuntana.

ATRAÍDOS POR SU BELLEZA

La Serra de Tramuntana habla de historias curiosas de personajes históricos como el rey Jaume I, de místicos como Ramon Llull o atormentados como el Comte Mal, condenado a vagar por siglos sobre un caballo de fuego. Pero uno de los personajes internacionales que apreció la belleza de la Serra de Tramuntana y la impulsó fue el archiduque Luis Salvador de Austria (s’Arxiduc), quien en el siglo XIX compró varias propiedades como Miramar, Son Marroig o s’Estaca (esta última, actualmente en posesión del actor Michael Douglas). También encontraron cobijo el compositor Frédéric Chopin y su pareja y escritora George Sand, el erudito escritor Robert Graves y el músico Kevin Ayers, entre muchos otros.

serra-2-min

En la Serra de Tramuntana puede disfrutar de preciosas rutas senderistas que unen Calvià y Pollença, de entornos únicos como el Torrent de Pareis (en Escorca) y las Fonts Ufanes (en Campanet), de armoniosas y panorámicas vistas desde el idílico núcleo de Galilea, de un agradable paseo cargado de historia en Valldemossa, de un viaje al pasado para llegar a la ciudad de Sóller o de los aterdeceres más bellos desde los bancales de Banyalbufar y la cala de Estellencs. Un sinfín de propuestas para vivir solo o acompañado.

Para más información: www.serradetramuntana.net