Definamos primero de todo que es un coche clásico. Se aplica el concepto a aquellos vehículos que has sido fabricados y/o matriculados a partir de la segunda mitad del siglo XX, pero que además tengan un mínimo de 25 años de antigüedad (30 años a partir de 2017).

coches-2-minEste tipo de vehículos suelen distinguirse además, porque algunas de sus características lo convierten en una referencia indispensable dentro de la historia del automovilismo o incluso para explicar una época determinada. En este caso se asocia normalmente el concepto de vehículo clásico a unos modelos concretos y en algunos casos por extensión a marcas, generalmente ya desaparecidas.

Normalmente cuando oímos esa palabra, Coches Clásicos, indefectiblemente pensamos en coches como el Aston Martin DB5 que paseaba Sean Connery o Daniel Craig, en un Bentley, en un Chevrolet americano, típica postal de Cuba. Pero no hace falta irse tan lejos para buscar clasicismo. Nuestro Seat 600 es un clásico en toda regla, con casi 60 años en el mercado y marcando toda una época en nuestro país.

coches-3-min

En Mallorca, por ser un crisol de nacionalidades y culturas, los coches clásicos siempre han estado de moda. La residencia de muchos ingleses en la isla -grandes aficionados junto a los alemanes y holandeses- ha ayudado a hacer crecer la pasión y a la creación de clubs. Actualmente hay varios clubs, el Veterans Cars, el Cotxes Antics, el Classics de Mallorca, y sobre todo el Classic Car Club Mallorca. Éste, con una veintena de años y bajo la presidencia de Peter Roach es de los más activos. Además de organizar eventos en la isla o de acudir a algunos de los que se realizan fuera, cada miércoles por la tarde, entre las 18:00h y 20:00h en verano y de 17:00h a 19:00h en invierno, los miembros se reúnen junto a otros entusiasmados de los clásicos en el The Boat House en el Paseo Marítimo (frente al Auditorium) en Palma.

coches-5-minHemos hablado con varios de aficionados y propietarios de coches. Con Toni Dezcallar que organiza y dirige el Oris Rally de Coches Clásicos, este año ya en su decimosegunda edición, con Nadal e Ignacio Galiana, dos hermanos apasionados propietarios de una docena de coches, entre ellos un Dodge Charget y un Chevrolet Camaro, y que nos contaban que el interés por este tipo de coches les viene de muy lejos, con raíces familiares de sus abuelos, mamado desde niños.

Aunque la mayoría de aficionados que viven en Mallorca son del Reino Unido y otros países donde los ingleses tuvieron huella, como Sudáfrica y Australia. Algunos como Roger Taylor que une a su pasión el negocio, pues además de propietario y conductor de coches clásicos tiene una empresa de alquiler donde podemos encontrar desde un Ford Mustang, a un Porsche Speedster, un Austin Healey, un Lotus Elan y un Triumph TR4, entre otros. La mayoría de empresas de alquiler de este tipo de automóviles está en manos de anglosajones, así Rent a Classic Car Mallorca, Mallorca Driving, Finest Classic Car, todas tienen como común denominador que la propiedad proviene del Reino Unido.

coches-4-min

También muchos alemanes demuestran su amor por los clásicos. Como Charlie Bosch, propietario de un prototipo que con el anagrama Loryc, una marca mallorquina de coches que desapareció hace casi un siglo, se asemeja exteriormente a los coches que esta empresa mallorquina creaba, aunque en el caso del sr. Bosch el suyo posee un motor eléctrico. O Stephan Pfitz, que nos sirvió de anfitrión en el encuentro que hace unas semanas tuvo lugar en Palma, en The Boat House, en memoria del primer aniversario del fallecimiento -al volante- de Russell Stevens, una de las personas que más ha hecho por los Coches Clásicos en la isla, buscando socios, motivándolos, organizando eventos y siendo siempre el primero en apuntarse como voluntario donde se le necesitase.

Lo cierto es que en Mallorca predomina el extranjero en este mundo de Clásicos. De los casi mil propietarios y aficionados a esta disciplina automovilística, dos terceras partes, lo son. Aunque también es cierto, como nos apuntaba Toni Dezcallar, que los mallorquines son aficionados de puertas para adentro y poco dados a mostrar sus colecciones o acudir a eventos y pruebas, siendo más participativos los extranjeros. Muestra de ello es que la colección privada más importante de la isla está en manos de un mallorquín, de Campos para más señas, con un centenar de vehículos.

Los vehículos clásicos tienen unas condiciones fiscales especiales, así como seguros también a medida, ya que son coches que en muchas ocasiones son de exposición y no pisan la calle. Un seguro para esta categoría de clásicos permite, únicamente, 5 mil km anuales, aunque la mayoría no se acerca ni de lejos a esa cifra.

Sin haber un censo oficial los coches clásicos de Mallorca rondan las dos mil unidades. En las concentraciones más numerosas se sobrepasan el centenar de vehículos.

El próximo gran evento será en Port Adriano, del 21 al 25 de septiembre. El puerto acoge la Mallorca Classic Week, para coches y motocicletas de más de 25 años de antigüedad, que además de exposición, concurso de elegancia y actividades musicales, incluye para el domingo un rally de visita turística por la isla.