museu-1-minLa belleza artística de la iglesia de Mallorca

El Museo Diocesano, adscrito a la Catedral de Mallorca es una de las instituciones museísticas más antiguas de la isla. Un centro vivo y dinámico concebido para transmitir, dar a conocer y disfrutar del patrimonio artístico de la iglesia de Mallorca. Se ubica en un enclave único, con vistas a la bahía de Palma, justo enfrente de uno de los espacios más estimados por los mallorquines: El Parc de la Mar.

Un centro innovador

Las últimas modernizaciones del museo han apostado por convertir este espacio en un museo innovador, con elementos audiovisuales, pantallas táctiles y efectos de ambientación que permiten una mayor interacción con el visitante y la posibilidad de ofrecer una visita más dinámica y entretenida.

museu-2-min

Se divide en tres ámbitos

Un primer espacio que relata la historia del cristianismo en Mallorca a través de una colección permanente de bellas artes, un paseo de gran belleza que alberga un legado único y de gran valor artístico y patrimonial.

El segundo ámbito se dedica a la Seu, como se denomina en catalán a la Catedral de Mallorca. Se centra principalmente en la reforma que llevó a cabo el gran arquitecto catalán Antoni Gaudí bajo las directrices del obispo Campins, uno de los artífices del Museo Diocesano de Mallorca y quien ha pasado a la historia como un gran renovador de la iglesia mallorquina.

El tercer espacio se centra en la figura de un mallorquín internacional, Ramon Llull, inaugurado el mes de octubre de 2015 con motivo del 700 aniversario de la muerte del filósofo. El Museo Diocesano ofrece un paseo por diferentes espacios con contenidos sencillos que acompañan y preparan al visitante para visualizar la proyección titulada ‘Barbaflorida’, donde se da vida al filósofo y sabio medieval en un monólogo autobiográfico reflexivo e introspectivo.

museu-5-min

Un museo centenario

La creación del Museo Diocesano de Mallorca se remonta al año 1878, cuando el obispo Mateu Jaume empezó a formar una colección diocesana de piezas artísticas que procedían de varias iglesias y monasterios, principalmente retablos e imágenes que habían sido retirados del culto. Ante la necesidad de conservar estas obras y acoger otras que se encontraban en peligro de desaparecer, un grupo de eruditos pidió permiso al obispo para crear un museo, lo que supondría la creación de la Societat Arqueològica Lul·liana y de su museo, ubicado en la Sapiència.

Fue el obispo Campins quien dio el empujón final a lo que actualmente es el Museo Diocesano, concibiéndolo como una institución dedicada al patrimonio eclesiástico y, también, al estudio y difusión de la historia y de los bienes legados por los antepasados de los mallorquines.

Por todo ello, le invitamos a incluir en su próxima ruta por Palma una visita al Museo Diocesano / Catedral de Mallorca, donde disfrutará de un contenido de un valor insospechado en un entorno agradable y único.

museu-7-min