Cuando se han bajado los 15 escalones que separan el espacio exterior de la bodega habremos saltado 165 años en el espacio tiempo. La cava Suau es un viaje al pasado. En la vista, en los olores, en los sabores, hasta en el tacto nos parecerá que hemos entrado en otra dimensión.

suau-4

UN POCO DE HISTÓRIA

Esta aventura empezó allá por 1830 cuando un intrépido comerciante y marino, de orígenes mallorquines, D. Juan Suau Bennaser, compatibilizaba su espíritu aventurero con el empresarial, y exportaba desde Cuba a Europa y al resto del Caribe el reconocido ron de la isla y otros brebajes similares. Para ello creó su propia destilería con media docena de alambique que exportó, y mediante un navío de nombre “El Mallorquín” trasportaba sus productos allá donde los precisaban.

En una de sus travesías recaló en Mallorca, conoció a la mujer de sus sueños, y reconsideró su estilo de vida. Vendió su barco, pero no su negocio, ya que lo trasladó a su isla de procedencia y continuó haciendo lo que sabía hacer, licores de calidad: ron, licores, hierbas, y un anís “La Paloma” que además de dar nombre a un barrio de Palma donde se fabricaba (cerca de lo que ahora es el Mercat de Pere Garau), se exportaba a medio mundo, y se convirtió, algunos años después, en el preferido de un mítico general revolucionario mexicano, Pancho Villa, al que acompañaba en sus tremendas “balaceras”. Los famosos brandy de la bodega Suau empezaron a fabricarse a principios del siglo XX, con diferentes marcas: “Madelón”, “Jaime I”, “1229”, y finalmente “1851”.

Y DE ACTUALIDAD

suau-3El brandy Suau, o El Barquito” como también se le conoce comenzó en 1951 y hoy nos llega en sus modalidades de 15, 25 y 50 años. Pero cien años después el proceso de fabricación, puramente artesanal, se reproduce exactamente como en los inicios de su andadura. Es el emblema de la bodega Suau, la marca reconocida no solo en la isla, sino por los entendidos de medio mundo, no en vano ha obtenido, y sigue obteniendo, reconocimiento en cuantos concursos internacionales se presenta, ya sea en China o en Francia por nombrar dos distantes exponentes.

En la actualidad los herederos de Juan Suau ya no están al mando del negocio, hace más de treinta años que Juan Mora y la familia Barceló, oriunda de S’Alqueria Blanca, tomó el relevo. Ahora ya en su tercera generación al frente de la bodega, David Álvarez Barceló, nos recibe y nos muestra con verdadero orgullo este museo vivo que es la bodega Suau.

Amén de los reconocidos brandys, y de una espectacular ginebra Premium -como nuestra revista- en la que se emplean cuatro destilaciones en lugar de las dos habituales y en la que se emplean ingredientes de primera, como son la piel de limón y naranja, almendras amargas, cilantro, raíz de orris, raíz de angélica de Bélgica, raíz de regalíz y claro está bayas de enebro, decíamos que la novedad más reconocida es el Orange, un brandy de 8 años, que une al clásico brandy un toque de naranjas maceradas que aportan un sabor único. Se produce con naranjas valencianas y de curaçao, por su sabor típico, se realizan tres destilaciones y una vez combinado con el brandy reposan tres meses en barriles de roble blanco americano para lograr un producto equilibrado. Este nuevo producto se exporta casi en su totalidad, sobre todo a Estados Unidos donde es muy demandado.

LA BODEGA UN LUGAR ÚNICO

La bodega Suau se encuentra en el Pont d’Inca, en Marratxi, y es un edificio catalogado como singular. Si no han estado nunca es una visita imprescindible. Desde su llamativa chimenea exterior, de 40 metros de alto, recuerdo de cuando era una fábrica harinera, a la cava donde se agolpan, con orden y concierto, las botas y barriles de madera, algunas con más de 150 años de antigüedad, y donde van envejeciendo los brandys, o en el piso superior, un auténtico museo de botellas, marcas, utensilios, alambiques, donde nos sentiremos llevados a otras épocas donde lo artesanal era la forma de hacer las cosas, política que mantiene la empresa Suau.

La bodega está abierta a las visitas individuales o de grupo, y es además un excelente lugar para realizar eventos de todo tipo, una comida para un grupo reducido, una presentación, una boda, una cata, o una fiesta para más de 500 personas, en todo tienen una gran experiencia, y numerosos invitados dan fe de ello.

Y también puede ser usted propietario de su propia barrica. Gracias al Club Suau, un restringido grupo de personas, en la actualidad 325 -para un máximo de 500- pueden tener su propio tonel de 32 litros de capacidad. Ver envejecer su propia reserva y anualmente disfrutar de un brandy de autor, numerado y nominado.

En Mallorca tenemos un lugar y un producto únicos, Bodega Suau, ahora solo falta darlo a conocer al mundo. Si quiere más información le apuntamos su teléfono 971 600 802 y su página web www.bodegassuau.com.