Un espacio de relax. Un sitio donde cenar y beber unas copas. Un lugar donde tomar el sol. Un mirador con puesta de sol privilegiada. Un pub al aire libre con buena música e, incluso, dj. Todo eso se reúne en un solo negocio: el beach club. El concepto no es nuevo en Balears. En Eivissa, que en los avatares del turismo de lujo va adelantada, ya son una tradición. Bali y Palm Beach en Florida abrieron camino y en España, Marbella, fue la pionera.

En Mallorca han ido proliferando en los últimos años y empiezan a marcar diferencias y a crear un estilo propio. Relax, diversión, buena comida y bebida, con la posibilidad de acceder a algunas de las mejores vistas y playas del Mediterráneo, estos exclusivos clubs de playa, nos acercan a un mundo exclusivo, lleno de caprichos que estimulan los cinco sentidos y crean momentos inolvidables de día y de noche.

Premium ha elegido cuatro de ellos para acercarlos a sus lectores. No están todos los que son, pero desde luego, sí son todos los que están.

Empezamos nuestro repaso por Puro Beach, un clásico con doce temporadas marcando tendencia. En Can Pastilla, en un enclave accesible, nos ofrece masajes, spa, piscina y una zambullida en el mar. Este año los cocteles orgánicos estarán de moda y el Puro destaca con “Monkey Milkshake” hecho a base de leche de almendra, semillas chia, plátano y fresas. Las ensaladas, woks e incluso un menú para veganos, en la parte gastronómica. Para las tardes las Sunset Experiences son el punto de reunión de quienes quieren acabar el día de la mejor manera. Y los domingos los “Sunday Brunch by the pool” son una opción más que interesante después de un sábado noche frenético.

Nos trasladamos unos kilómetros en dirección a Llucmajor y llegaremos al que sin duda ha sido la sensación de las últimas temporadas: Mhares Sea Club. Ubicado a pie de mar de las urbanizaciones Maioris y Puig des Ros, esta antigua piscina del Hotel Delta se ha reconvertido en punto de moda y escenario de múltiples eventos del día y la noche mallorquina, desde celebraciones familiares a encuentros de empresa, reúne todo aquello que se busca: exclusividad, servicios, impresionantes vistas y, sobre todo, una puesta de sol espectacular. El local emerge entre las rocas que en su momento fueron cantera de nuestra Catedral palmesana, con unas aguas cristalinas a escasos 50 metros, que son una invitación a zambullirse en ellas, si queremos aún más que su piscina y su amplísimo solárium. Además de hamacas y camas balinesas, su servicio de bar y gastronómico son esenciales.

Justo en la otra dirección llegaremos a Cape Nao, el beach club del nuevo hotel Melia Calviá. Dentro de la apuesta de los hoteleros mallorquines para la regeneración de Magalluf-Palma Nova, este local anexo al hotel nos ofrece una prueba evidente de que ésta es posible. Y no solamente abierta para los turistas, sino también para los residentes. El Cape Nao destaca por su experiencia “gourmet” que combina vanguardia y tradición como base de la excelsa gastronomía mediterránea y con productos locales de primera calidad. Es un lugar ideal para comidas informales durante el día y excelentes cenas amenizadas por música en vivo. Las vistas al acantilado de Cap Nao, desde las áreas de relax, son espectaculares y el servicio de restauración llega a pie de playa. Sin duda Melia reconquista Calvià.

Finalizamos nuestro recorrido de la mano de otra cadena hotelera, el grupo Iberostar. Nos ofrece dos complejos “Seasoul”, uno en Cala Barca (Porto Petro) y otro en Playa de Palma. Música ambiente selecta, exóticos cócteles en una hamaca balinesa, son algunas de las experiencias que ofrecen estos oasis mediterráneos, cuyo sello de identidad son el lujo y la comodidad, como antesala de gastronomía, servicio y entretenimiento. Al mediodía predomina el servicio a la carta donde destaca su amplio surtido de vinos y champagnes, y por la noche es el momento perfecto para disfrutar de los exclusivos cócteles elaborados con todo tipo de marcas Premium. SeaSoul Restaurant & Lounge es todo un lujo de placeres y, a su vez, se presenta como un espacio polivalente para la celebración y organización de eventos. Una localización diferente, con un aire moderno y fresco donde poder disfrutar de las mejores vistas al mar mediterráneo.

Y nos dejamos muchos más en el tintero. Disfrútenlos. Diviértanse. Es verano.

D. Costa